Derecho de los grupos étnicos.

etnicos

Desde el punto de vista jurídico, la Constitución de 1991 reconoce de manera preferente la diversidad natural y cultural del país y le impone el deber de proteger esa riqueza, tanto a los particulares como al Estado. Sin embargo, no es suficiente que en la norma existan los derechos de las comunidades, pues es necesario que también se establezcan mecanismos para garantizar el goce de los mismos. Es indispensable conciliar posiciones y llegar a un punto intermedio que permita el diálogo intercultural y la preservación de la diversidad cultural.

En relación con los grupos étnicos fue necesaria la consagración en la Constitución de la diversidad étnica y cultural en el país para proteger las minorías culturales de su extinción. Además, dicho reconocimiento es coherente con derechos como la dignidad humana, el libre desarrollo de la personalidad, la libertad de cultos y otros consagrados por el constituyente.

El procedimiento más idóneo para garantizar el acceso a la justicia de los grupos étnicos pasa por el reconocimiento y validación de su sistema jurídico. En esa perspectiva, se debe procurar el fortalecimiento de sus autoridades propias y de todas las instituciones, procedimientos asociados a sus usos, costumbres y ritos vernáculos.

En este sentido es necesario fortalecer los grupos que reivindiquen los derechos ancestrales, pero reconociendo al otro. En este contexto se debe propender por la interculturalidad, el respeto, la tolerancia y la construcción de una comunidad pluralista.

Con ello y con la debida atención del Estado en la solución estructural de los problemas económicos y sociales, sin lugar a dudas se podrá garantizar que en estos grupos no haya lugar para la violencia y el conflicto que hoy involucra a la mayoría de la población colombiana.

A partir del estudio jurídico, análisis e interacción cultural en la Cátedra Viva Intercultural, se concluyó que la etnoeducación es el resultado de un proceso de construcción social que ha sido alimentado por los debates y reflexión del movimiento social indígena, afrocolombiano, raizal y gitano. Igualmente, contribuye a los discursos pedagógicos que se estructuran a partir de las experiencias con estas comunidades; los aportes de otras ciencias sociales, como la antropología y la sociología, que han abordado la reflexión de la educación étnica y, finalmente, por las políticas formuladas por el Ministerio de Educación en esta materia.

Actualmente y como resultado de esta investigación, los estudiantes de la Universidad del Rosario y los miembros de las comunidades étnicas del país, pueden participar en la Cátedra Viva Intercultural como una asignatura que permite identificar las formas de vida, cosmogonía, aportes históricos, culturas ancestrales y situación actual de estas comunidades, además de sus derechos y la jurisprudencia de las altas cortes a ellos relacionadas.

Esta asignatura posibilita el conocimiento de las principales problemáticas que afectan a las comunidades étnicas nacionales, como la discriminación, el desplazamiento y la violencia, entre otros, aportando a la solución y al respeto de los derechos humanos que les han sido consagrados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: